Las situaciones descritas a continuación, por muy surrealistas o bizarras que pudieran parecer, corresponden a sucesos reales acaecidos durante una sesión de playtesting de Dogfight, dirigida por el señor Alfa Foxtrot y perpetrada por sus compañeros de armas.


22 de octubre de 2010...

A los señores A, B y C, pilotos británicos con cierta solvencia, se les asigna la misión de destruir un puesto antiaéreo alemán que dificulta los movimientos del Entente en el frente occidental. A y B pilotan sendos monoplazas Nieuport 17 mientras que el señor C se decide a utilizar un Sopwith Camel, un moderno caza con cierta capacidad bombardera.

Parten hacia su objetivo al amanecer y, tras pasar las de Caín para destruir una batería de ametralladoras mucho mejor defendida de lo que les habían informado, regresan a su base pocas horas más tarde. El balance no es del todo negativo. A pesar de haber perdido al señor B, derribado por un afortunado impacto desde tierra, los dos supervivientes se encuentran en buen estado, incluso les queda algo de munición.

Cuando ya parece casi terminada la misión, y ya tras sus propias líneas, se encuentran con un solitario triplano Fokker Dr.I en misión de caza. Los tres pilotos se dan varias pasadas ametrallándose y al poco, la superioridad numérica de los PJs queda patente cuando derriban al alemán. Todo parece ir bien hasta que el Nieuport del señor A empieza a echar humo a causa de los daños causados por una ráfaga enemiga en el motor de su biplano. Y aquí es donde comienza la rocambolesca Balada del hombre bala.

A, que es un hombre de honor y por supuesto no lleva paracaídas, mira el motor humeante y moribundo. Luego mira al suelo, unos 300 metros más abajo, y finalmente se fija en su compañero, quien se encuentra 30 metros por debajo de él.

A A (valga la redundancia) se le enciende la bombilla…

Declara que abandona su avión, ya medio arrasado por las llamas, y que salta al vacío con la intención de aterrizar sobre una de las alas de su compañero. Ante la perplejidad del director de juego (yo) y de su compañero de mesa (¡¡¡me cagon tus muertos !!!), el valiente hombre bala salta argumentando que los planos del Sopwith serán lo suficientemente mullidos como para amortiguar su caída.

C, poco afín con las intenciones de su compañero, y presto a ganarse unos pocos puntos de villanía por dejarle caer al suelo, inicia una maniobra para evadir el proyectil humano que se le aproxima a gran velocidad.

Todo es inútil y pasa lo que tiene que pasar cuando un cuerpo cae a plomo 30 metros y golpea contra cualquier cosa… A muere inmediatamente al impactar con extrema violencia contra el ala derecha de su amigo, arrancándola de cuajo. A C solo le queda contemplar incrédulamente como su querida sustentación se va al carajo junto con la mitad de sus planos y el desmadejado cuerpo de su compañero.

Termina el partido: Física básica 1 – PJs 0.

La balada del hombre bala

Publicado el

jueves, 4 de noviembre de 2010

Etiquetas

13 Comments
Darkos dijo...

La famosa muerte desde el cielo. Si es que a los jugadores les dejas pillar un poco del altura y te la lian.

alberto_orco dijo...

XD XD XD

Idoru-X dijo...

¿Flyboys va a ser juego de rol puro o más bien centrado en el aspecto wargamesco?

Ludotecnia dijo...

Irodu-X, el juego se llamará Dogfight. Flyboys era el título de una entrada del blog ;)

El juego está más orientado a la lucha entre aviones, pero permite jugar fuera de los mismos con los pilotos. En todo caso, Alberto te contestará por aquí cuando se pase ;)

Un saludo.

Midori dijo...

JA,JA,JA,JA...Absolutamente genial XDDDD

alberto_orco dijo...

Bueno, como comenta por aquí Ludotecnia, Dogfight no tiene absolutamente nada (espero) de wargame.

Y si lo tiene no era la intención, leñe. XD XD XD

Es un juego puro y duro de misiones (sean de combate o no)sobre aviones en la primera guerra mundial.

Como también comenta muy acertadamente más arriba el colega, hay reglas para que los pilotos puedan bajarse del avión e interactuar con el entorno, pero no es el algo que debiera suceder a menudo.

En definitiva, mucho ritmo y mucha mortalidad. Como la vida misma...

XD XD XD

Varda Elentari dijo...

ahahahahahahah menos mal que piloteaban navecita y no un star destroyer :P

Ludotecnia dijo...

Todo es negociable, Varda ;)

Un abrazo.

alberto_orco dijo...

Con destructores imperiales hubiera tenido más gracia.....

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa............

¡ CHOFFF !


XD XD XD XD

Nah dijo...

con destructores imperiales, el escudo q rodea la nave ¿hubiera hecho rebotar el cuerpo? curiosidad...

pd: tengo ganas de jugar al Dogfight, incluso tengo unos modelos a escala preparados...

alberto_orco dijo...

A)

No es necesario usar aviones para jugar!!!!! de hecho no hay ninguna regla que lo contemple...

Aunque sería tremendamente facil de adaptar para los más wargameros.....

B)

Vista la (maldita) suerte de "C", justo habría acabado de desactivar los escudos accidentalmente mientras se sacudia las migas de su imperial merienda...

El "hombre bala", que habría desayunado hormigón armado, atravesaría el casco y 12 cubiertas hasta impactar con el reactor principal y......

BOOOOOOOOOMMMMMMMMMMMM

Así de suertudo es "C", así de suertudo...

XD XD XD

Zinc dijo...

Y la pregunta del millón: ¿Cuánto habrá que esperar para poder comprar el juego?

alberto_orco dijo...

Pues espero que no mucho. Yo ya tengo reservado un velero con los beneficios que espero obtener... XD XD XD

Hablando ya en serio, desconozco el calendario exacto. Pero si que se puede hablar de que será a no muy tardar.

O tendré que hacer algo con los acreedores.....

XD XD XD