Muchos juegos de fantasía se basan en que los protagonistas llegan a lugares oscuros o en ruinas, para acabar con todo monstruo que encuentren, destruyendo de paso los secretos o lugares que custodian. Mundo Eterno también se podría enfocar desde esta perspectiva, pero cabe decir que no sería la más adecuada, porque encuentra sus raíces en la interpretación de personajes que conocen retazos de su destino o del destino de otros.

Los Oráculos, tanto en literatura, cine, series de televisión o cómics, son tratados como bichos raros que saben más de lo que deberían. Suscitan recelo y rencor a partes iguales, ya que el conocimiento es poder y no hay nadie que tenga más poder que quien puede ver en su mente acontecimientos del futuro y del pasado. Imaginaos que esos Oráculos son de una raza que no es hegemónica en la Tierra, que además de tener visiones esgrimen poderes mágicos de diversa índole. Imaginaos que saben algo que no pueden transmitir al resto de criaturas de la creación. Imaginaos qué solos y desventurados se podrían sentir.

Imagináos ahora que los personajes de Mundo Eterno son precisamente Oráculos que exhalan a través de su piel el mismo sudor que otros sudaron, sudan o sudarán; que verán a través de sus ojos los que otros antes que ellos vieron, ven ahora mismo o verán dentro de nada o de una eternidad; que perciben lo que sintieron, o todavía sienten, o sentirán, gentes desconocidas incluso para ellos...

No, no es fácil ser una sombra, convivir con el miedo que levantan tus pasos, ni controlar un poder que te domina, pero eso es precisamente lo que tendréis que hacer si queréis sobrevivir y descubrir los secretos que oculta este libro. 

Sentaos cómodamente, empezamos.


Introducción de Mundo Eterno, de Oliver Bueno.

Oráculos

Publicado el

lunes, 24 de octubre de 2011

Etiquetas

4 Comments
Avatar dijo...

Hasta donde sé, una de las aportaciones a Cliffhanger más personales e introspectivas, con toques de crítica existencial. Ganas hay de tenerlo publicado :)

Delfos dijo...

Avatar macho, si sigues diciendo cosas así no se lo van a comprar ni siquiera los que me conocen (de hecho ellos mucho menos xD).

En fin, que si tú tienes ganas pues no puedo ni decirte las ganas que tengo yo.

¡Un abrazo!

Abe dijo...

Roleros e intelectuales. Esto sólo pasa en Ludotecnia :-D

Avatar dijo...

Delfos, haber escrito otra cosa, en vez de esa mariconada XD XD.