No os alarméis tan pronto, al menos dejadnos que echemos unas líneas ya que hace lo suyo que no charlamos y no es plan reiniciar la conversación así, de sopetón.

Las editoriales cumplen ciclos y el que hemos vivido quien dice hasta ahora mismo ha concluido. Caput, finiquitado, recemos un responso... Se veía venir, para muchos estaba previsto, cantado, que dicen algunos, en todo caso, gracias a los que nos habéis animado a seguir.

Como sabéis, el 26 de abril de este año pasado abandonábamos la sombra de la que había sido nuestra distribuidora, Millennium. Estrenamos web, os lo comunicamos. Remozamos el blog y lo compartimos con vosotros. Hemos seguido trabajando, planteando concursos, animando las redes, pero no era suficiente, nunca lo era.

Cuando iniciamos el camino solos había ciudades enteras en las cuales, los puntos de venta que se dicen especializados ni conocían nuestro nombre, con lo que también había un montón de aficionados que se quedaban a dos velas. Sabíamos lo sencillo que resulta para una distribuidora sentarse a esperar a que la llamen por teléfono mientras ni se molesta en tener un perfil en Facebook o Twitter, pero coño, juramos que ni por lo más sagrado esperábamos que después de dale que dale a publicar libros y buscar líos por toda Internet, con lo que cuesta esto último, la cosa estuviera tan chunga y negra como para que en mayo de este año sólo nos conocieran en casa tras estar bastante activos desde comienzos de 2012, momento en que estrenamos Cliffhanger.

A comienzos de 2013 disponíamos de menos de 20 tiendas a las que suministrábamos material sin pasar por Millennium y hoy es el día en que rozamos las 60. Hemos crecido la rehostia, y perdonandonos la expresión, pero estamos orgullosos de haber triplicado los puntos de venta sin haber sacado «novedades» de esas que parecen tan imprescindibles para que el mercado se mantenga vivo a decir de los que a su vez, afirman que entienden de esto pero no tienen Facebook ni Twitter pero recomiendan que sus fabricantes (sic) «muevan adecuadamente» el producto. Tampoco hemos tocado nuestros precios ni hemos recurrido al crowdfunding. Lo hemos hecho todo a pelo, con dos cogieron, a la vieja usanza, creyendo y sudando, a lo bruto. Tanto es así que el pasado día de Reyes cogimos una cogorza de no menearnos para celebrarlo...

Decíamos más arriba que las editoriales cumplen ciclos y éste, se nos ha acabado. Ha sido duro, hemos sacado al mercado entre octubre y hace unos días, momento en que hemos comenzado a hacer inventario, nada menos que 1.436 ejemplares del estudio [editorial], lo que nos pone en que Mundo Eterno está definitivamente agotado y que a Roma, Mininos en la Sombra y Era de Acuario, les queda un suspiro. De ¡Gañanes! y Dogfight ni hablamos. ¿Podéis creerlo, se siguen comprando!

Basta ofrecer un producto barato y bien confeccionado que se mantenga vivo en el catálogo para que las tiendas y los aficionados lo sigan solicitando. No, si al final va a ser verdad lo de la Edad Dorada del Rol...

En fin, no nos distraemos. Hay malas noticias y hoy toca compartirlas con vosotros. Seguimos vivos y tenemos un tejido de venta que no teníamos antes ni con la mejor distribuidora estatal. ¿A que acojona leerlo? Pues bien, esa es la mala nueva. Y ahora que lo sabéis, para quitaros el mal sabor de boca os comentamos que al parecer nuestra antigua colaboradora está mostrando síntomas de que carece de lo que publicita de nuestra marca en situación de «disponible», lo que nos pone en que el primer round es nuestro y que si persistimos, cosa que haremos, tendremos mejores posibilidades de llegar a vosotros ahora que antes.

Esto marcha y si hemos sobrevivido a etapas mucho peores ya sería mala potra que no saliéramos de ésta. Hay que hacer reimpresiones y quedan por ahí un par de segundas ediciones de Cliffhanger. Toca hacer cuentas y empezar a daros golosinas, pero todo se andará. De momento id a vuestro proveedor de droga habitual y solicitadle vuestra «rayita» a 3,50 €, que bien que la merecéis con los tiempos que corren. Buena y barata, como de costumbre, pero esta vez sin intermediarios. Ya si eso, dejamos el entierro para otro día.

Nos leemos.

Malas noticias

Publicado el

miércoles, 15 de enero de 2014

Etiquetas

10 Comments
Sergio Somalo San Rodrigo dijo...

Bueno, pues ahora toca esperar esas novedades que está en el horno :)

Migue dijo...

Este... ustedes lo que tienen es mu mala leshe. Vaya susto que me he llevado. Menos mal que se ha pasado al leer completa la entrada.
A esperar (snif snif en tierras azetcas) las nuevas apariciones.

Oscar Otero Huerta dijo...

Susto al principio, pero una alegria enorme al final.

Espero que sigáis igual, no! mejor aún!!!

Lo estáis haciendo de maravilla!

El Erudito dijo...

La madre que os parió.

el Dr. Alban dijo...

KFRONES, ma'biais asustao!!!

Pablo Pazos dijo...

uuuffff.... ya pensaba que me quedaba sin Mutantes 3 y sin Babylon.

A seguir como hasta ahora, o mejor.
Un saludo de un enano pontevedres.

Jesús Álvarez dijo...

Ánimo, ánimo, ánimo. Que a todos se nos abre la boca mucho para opinar de cómo deben hacer los demás las cosas, pero dar el paso y decidir en base a lo que crees no lo hace cualquiera. Veréis, será para mejor. Supongo que por eso lo habéis hecho. ;)

Benjamín dijo...

Cómo os gusta dar sustos... ni que fuera el día de los Inocentes ¡Apenas acabo de descubrir vuestros Cliffhanger y ya pensaba que no iba a poder conseguirlos! ¡Menos mal! ¡Seguid así, que he leído un montón de reseñas de vuestros Cliffhanger y estoy deseando echarles mano!

¡Un saludo!

PoBa dijo...

El día de los Inocentes fue en diciembre del año pasado, ¿no?. Anda que tiene miga el titulito del post… Para atragantarse con un hueso de aceituna hasta que lees que al final se casan y son felices.
Menos mal que la noticia no es mala. Ya os vale…
Eso sí, con ese alarmista encabezamiento, te lees el post de cabo a rabo.

Terrax el Maestro dijo...

Mi más sincero pésame a todos los que os dieran por muertos hacia esta época ;)