Como ya es de sobra conocido, desde el pasado día 11, la bloguería dependiente de Google ha sufrido una caída por los acantilados de la que al parecer ya nos hemos repuesto todos los afectados. 

En cierto modo hemos tenido incluso suerte, porque nos ha sido imposible actualizar el blog, quedando así al amparo de las abundantes pérdidas que se han originado entre aquellos que elaboraron nuevos contenidos en mal momento, por decirlo en suave.

Restablecido el servicio, y con la espada de Damocles sobre nuestras cabezas que supone la promesa de que no volverá a suceder (¿a qué nos sonará?), nos ponemos de nuevo en línea, de manera que poco a poco iremos despachando las numerosas novedades que sigue produciento esta pequeña casa.

Nos leemos.

¡Gracias, Blogger!

Publicado el

sábado, 14 de mayo de 2011

Etiquetas

1 Comment
Fatelux dijo...

La verdad es que han sido unos dias raros. Yo actualicé el blog y lo único que perdí fueron los comentarios de la última entrada, menos mal, porque con el curro que te metes, que pierdas los contenidos del blog es desmoralizador.

Confiemos en que no se vuelva a repetir, pero hoy día parece que no te puedes fiar de nada.

Un saludete afgano, maestro¡¡¡¡