Aunque pueda parecer mentira, estamos «tirando» del material que confeccionamos en un tiempo récord en verano de 2009, para ir rellenando con él esta espera que se promete larga hasta que veamos por fin algo más cercano al Mutantes 3ª Edición que estamos confeccionando. Y decimos que puede parecer mentira, porque hay piezas que después de cuatro agónicos y largos años siguen manteniendo intacta la frescura con que fueron escritas.

Conocíamos Heracles, pero J&F pasa la goma de borrar por encima de lo que creíamos saber, para aportarnos una novedosa e interesante perspectiva que la convierte en una golosina ante la que resulta muy difícil sustraerse, ¿o no?

«Heracles está organizada en 12 + 1 secciones. Hoplon, la división número uno es la más grande y las otras doce tienen como misión principal prestarle apoyo. Existe un sentimiento generalizado de que estas unidades “auxiliares” quedan eclipsadas por los logros de la mayor y de ahí que sus agentes se refieran a ellas como “las doce hermanas”. El apelativo revela un resentimiento mal disimulado.

Hasta hace unos años, Heracles poseía estructuras independientes en los principales países del mundo. De esta forma se podía hablar, literalmente, de Heracles Francia, Heracles Rusia o Heracles Japón. Cada una de estas redes nacionales reproducía la organización del entramado global y operaba de forma semi-independiente. Este sistema siempre pecó de ineficiente al dispersar recursos que podrían dar mayores rendimientos si se centralizasen. 


A mediados de los 90 se desató la crisis que ha pasado a la historia como “Foxtrot en Babilonia”, en la que las secciones de Heracles de varios países intentaron dar un golpe de estado y hacerse con el control de toda la organización. Estos trágicos sucesos fueron la puntilla que acabó con esa vieja estructura y hoy la red opera a escala mundial. La revolución que ha experimentado las tecnologías de comunicaciones  y el imparable proceso de globalización (al que, queramos o no, todos nos vemos sometidos) han hecho que las fronteras entre lo macro y lo micro sean cada vez más difusas. Como ventaja añadida, el cierre de estas Heracles nacionales eliminaba el riesgo de que una asociación de “reinos de taifas” pudiera amenazar de nuevo la supervivencia de todo el entramado.

A continuación examinaremos las funciones de cada una de las Doce Hermanas. Como verás, en muchos casos las responsabilidades se solapan y nos encontraremos con que algunas cuestiones son responsabilidad de más de una división. Esto no es algo casual en absoluto. Si la red debe sobrevivir a la pérdida de cualquiera de sus partes, es necesario incorporar un elemento de redundancia en las operaciones más importantes. Pongamos un ejemplo. Aspis se encarga de descubrir y neutralizar a agentes de Heracles que puedan estar trabajando para el enemigo. Styrax funciona como una especie de departamento de “asuntos internos”, siendo algo así como “la policía” de la organización. Si un agente doble escapa a los ojos de Aspis, quizás Styrax sí que sea capaz de detectarlo. Otra posibilidad: si uno de los dirigentes de Styrax se corrompiese y diera protección a otros agentes corruptos, Aspis sería capaz de detectarlos. Una tercera posibilidad. Si Aspis fuese, literalmente, borrada de la faz de la Tierra y no quedara vivo ni uno solo de sus agentes, Styrax podría cubrir ese hueco con relativa facilidad.

Este concepto de redundancia desde la base es lo que otorga a Heracles su resistencia y, en gran medida, es responsable de que la red haya sobrevivido a tantos colapsos. Por otra parte puede llegar a ser una auténtica pesadilla en la práctica puesto que genera tensiones, rivalidades y los peores casos auténticos odios entre los diferentes servicios.

A pesar de estos conflictos, todos los agentes de cada una de las Doce Hermanas se pondrían de acuerdo en dos cosas. La primera, en que Hoplon se lleva toda la gloria y les deja a ellos el trabajo sucio. La segunda, en que la suya es la división más importante de la red y que no recibe el reconocimiento que se merece mientras las demás no arriman el hombro tal y como deberían. 

Si a esto le sumamos las enemistades históricas y las vendettas pendientes en cada departamento, veremos que  la gran familia de los Mutantes Libres puede ser bastante disfuncional en ocasiones. A menudo el sistema funciona a pesar de la organización, no gracias a ella.»

Las 12 hermanas

Publicado el

jueves, 1 de agosto de 2013

Etiquetas

2 Comments
Iñaki Jovaní dijo...

Me paix que va a tocar desempolvar la vieja web de hace más de una década y decirle a la cara: lo siento, pero la tercera está por nacer, ya no voy a poder estar más contigo. La 3ra va a necesitar de toda mi atención.
Ánimo muchachos

Kakimels, de la vieja guardia, ahora desde tierras bonaerenses

Jokin Martínez dijo...

No me liéis que me vais a cascar cierto planteamiento.