Hace más o menos 22 años ahora, el pulso de Ludotecnia se tomaba desde el exterior contando batallitas roleras surgidas en las noches de farra y luchando al día siguiente contra la resaca, a base de toneladas de café en el Copacabana. Pasó el tiempo y el pulso empezó a sentar la cabeza. Las novias de unos y otros comenzaron a recoger el testigo silenciosamente mientras desde los hombros de la tropa supervisaban cómo de bien iba la construcción de los sueños comunes.

Inevitablemente llegaron las bodas o los arrejuntamientos, la diáspora, el reencuentro y el volver a ser como niños alrededor del café, aunque sin duda hacía tiempo que se nos estaba pasado el arroz... 

Nuestro pulso lo marca en la actualidad la blancura de los pañales y si el año pasado celebrábamos la llegada de Aitana (la pequeñuela de Octavio), hoy toca tañer las campanas porque desde ayer a media tarde tenemos nueva compañera: Aroa Fernández Astuy, a quien damos la bienvenida.

Moria crece y sus habitantes nos felicitamos por ello.

Nos leemos.

Moria crece

Publicado el

miércoles, 7 de agosto de 2013

Etiquetas

2 Comments
Omar El Kashef dijo...

Enhorabuena, Alberto y Lohi, por el éxito crítico. Ahora a esperar si a la pequeña le da por la alta cocina, la artillería de tanques o una explosiva mezcla de ambas con un toque de rol... O nada de eso! XD

Pablo Pazos dijo...

Alberto??? Alberto Orco???

Felicidades, pena no verte la cara... Seguro que se te cae la babilla.

Un abrazote desde Pontevedra.