La renuncia de Steve Jobs a la presidencia de Apple y la delicada tensión arterial de los mercados de valores, unido a la reciente puesta en barbecho de Diario de un Fusil de Asalto, han desatado las alarmas sobre la posibilidad de que nuestro amado líder esté atravesando un bache.

A resultas del enorme cariño que goza Herr Doktor, han sido innumerables las muestras de interés sobre su estado que hemos recibido durante las últimas semanas y que aún estamos recibiendo, pero como también sabemos de sobra que el asunto podría ser malinterpretado dando lugar a feos bulos, nos hemos puesto al habla con él para que nos enviara una prueba irrefutable de su existencia y estado de salud.

Dicho y hecho. Esta mañana nos llegaba una preciosa estampa sacada con su propia Zarzamora, donde se le ve lozano —no ha podido utilizar la tradicional imagen con un diario para certificar que la imagen ha sido tomada esta misma madrugada (en el Pacífico es de día, que hay que contarlo todo), porque donde pasa las horas no hay quioscos ni él lleva calderilla en los bolsillos—, con algunos kilos menos y con otros de los que a buen seguro se desprenderá en breve, morenazo, en actitud arrogante, con su barbita de varios días y una mirada que lo dice todo...

¿Qué estará tramando?
Nos leemos.

Pruebas y más pruebas...

Publicado el

martes, 30 de agosto de 2011

3 Comments
Avatar dijo...

Bah, mucho ruido y pocas nueces. XD XD XD

El Maestro dijo...

Fíjate, ¡con turbante, bermudas, palo y tó!

Jotaefe dijo...

Tio, donde te has dejado a Wilson, que no sale en la foto....