En esta escudería hay muchas ideas, viejas y nuevas, nacidas del desecho de otras o desarrolladas a partir de las que han cuajado y nos han ilusionado. Somos como pequeñas hormiguitas con destellos de ingenieros de pista que se afanan en la confección de su motor a sabiendas de que es una pieza de artesanía de alto rendimiento.

El señor Oscar Kilo coordina esas ideas. Hace mucho que, junto con el señor Juliett Tango, las ha dispuesto sobre un tablero imaginario para no trastabillar. Pero, de un tiempo a esta parte, la imaginación se queda corta para retener la enormidad de matices y detalles que, como las diminutas piezas del engranaje, van imponiéndose para que el motor rinda como es debido.

Así que el señor Oscar Kilo también tiene un cuaderno azul, que hace las veces de marco donde anclar un motor que se nos antoja sorprendente por la cilindrada que está demostrando. Es un cuaderno sencillo, de pequeñas dimensiones, anillas metálicas y tapas de plástico, donde ha anotado las tuercas, tornillos, pernos, abrazaderas y muelles del mecanismo que ya no se limita sólo a la imaginación de los señores Juliett Tango y Oscar Kilo, y más ahora, que el señor Juliett Foxtrot Golf os ha traído el estárter del motor. Curioso mundo éste, sólo faltaba el mecanismo de encendido y un poco de combustible para salir de boxes. El señor Juliett Tango está muy contento, porque por fin el bólido sale a hacer las vueltas de prueba y los entrenamientos libres.

Salimos, salimos a catar asfalto, a calentar neumáticos y a oler a queroseno quemado. Tenemos ganas de apretar el pedal y oír como chilla nuestro pequeño, atiborrado de caballos de potencia. El chasis está listo, siempre dispuesto a modificaciones teniendo en cuenta que el motor es más potente de lo que nos habíamos imaginado en la mejor de las prospectivas.

El cuaderno azul es esencial en todo este tinglado de cara a esas vueltas a la pista, porque tiene anotados los tiempos objetivo y los resultados exigibles al rendimiento del motor, pero lo mejor de todo es que el cuaderno es flexible. Se le pueden arrancar hojas, e incluso se puede tachar lo que había escrito para poner un dato más satisfactorio, sin por ello poner en jaque la estrategia de equipo; porque la estrategia de equipo es sumamente adaptable. Sí, gracias a que mucho de lo que aquí se cuece pasa por el cuaderno azul del señor Oscar Kilo, podemos estar tranquilos ante las inclemencias del tiempo.

Basta con tener un bolígrafo que escriba.

El cuaderno azul del señor Oscar Kilo

Publicado el

jueves, 28 de octubre de 2010

Etiquetas

,

10 Comments
Jon Nieve dijo...

Pues no tenéis más remedio que cuidar ese cuaderno azul, no sea que se lo coma algún perro y se vaya el proyecto al carajo!!!

(Os aviso porque a otros les ha pasado en soportes más modernos)

F&H

Avatar dijo...

No pasa nada, seguro que se resuelve dividiendo el proyecto en tres y, de paso, nutren las arcas de la editorial XD XD

Soy malo, lo sé. Pido perdón. Es que no he podido evitarlo... (maldito Jon Nieve, que tienes que tirar siempre la chinita XD XD)

Jon Nieve dijo...

Bueno, en realidad no lo mencionaba pensando únicamente ese proyecto al que te refieres, si no más bien a lo ocurrido mucho más recientemente a los del proyecto Rol Hypnos...

F&H

Armitage15 dijo...

Iros a un hotel!!!!! jejejejejeje

Abe dijo...

Avatar, podrías hacerte de oro vendiendo puestos en tu cuaderno azul ¿lo has pensado?

alberto_orco dijo...

No, Abe, no me seas falso.

Tu sabes tan bien como yo que para entrar en esa lista no pide dinero...

Has conseguido sentarte recto??? a mi me costo 3 semanas...

XD XD XD

Abe dijo...

Ya, Alberto, pero en tu caso ya ves que valió la pena. Compartes cartel con uno de los Padres Fundadores.

alberto_orco dijo...

Si solo fuera cartel........

XD XD XD

Delfos dijo...

Conmigo lo intentó, pero ya sabéis las hazañas del claymore zaragozano y su manada de monos amaestrados con kilt.

Armitage15 dijo...

Y luego los cripticos somos nosotros.... jejejejejejeje