Aún no hemos desembarcado y un cierto aire fresco recorre las habitaciones de este mundillo de Dios. El olor a moho, a polvo y a cerrado, ha desparecido como por arte de magia, y las alternativas a lo de sobra visto florecen por doquier.

Lo imposible hace unos meses comienza a palparse como una realidad, y no lo decimos por lo nuestro, que tambíen, sino por esa corriente editorial renovada que plantea ahora ediciones de bolsillo, libros que valen lo que cuestan, volúmenes por los que apetece sinceramente rascarse el bolsillo...

El offset es por fin sinónimo de calidad de la auténtica y la alegría recorre todos los rincones del reino.

Pourquoi, ma petite chérie?

Aún no hemos salido a la calle. Lo haremos en breve. Pero la espesura se mueve como dijimos que se movería antes de que comenzara todo.

No temáis, esto no ha hecho sino empezar. Las chicas siguen trabajando aunque hubo un tiempo en que las llamaron mal vendidas, baratas, mujerzuelas. Siguen innovando a su manera y dentro de muy poco darán nuevas muestras de cómo entiende Ludotecnia aquello de liderar un momento irrepetible aunque nadie las dé las gracias, ni las recuerde ni las mencione siquiera.

Pourquoi, ma petite chérie? Pourquoi?

Pourquoi, ma petite chérie?

Publicado el

lunes, 21 de marzo de 2011

Etiquetas

3 Comments
Avatar dijo...

¿¿Salir a la calle?? ¿¿Encima quieres que hagamos la calle?? Lo que hay que oír... ¡¡Pero si todo el mundo sabe que esto era la gran broma editorial y que nunca saldremos a la calle!! XD XD XD

alberto_orco dijo...

Tu haz la calle, que como subas los clientes a la editorial van a salir despavoridos...

Pourquoi preguntas, ma petite chérie?

El pourquoi es sencillo, es pourquoi podemos.

Abe dijo...

Si el jefe nos pide que escribamos juegos de rol gratis para engrosar sus insultantemente opulentas cuentas, escribiremos gratis. Si el jefe nos pide que seamos putas hasta que pongamos el precio del oro a un nivel interesante para él, seremos putas. Todo sea por conseguir una llamada y un gruñido de aprobación de nuestro Amado Líder. ¡Gloria y sugus para el Amado Líder!