Llevamos unos días cambiando sutilmente nuestra imagen pública. Desde el sábado pasado, nuestra marca con el guerrero ancestral está dejando paso a la vieja vitola de Ludotecnia, la «L» que comenzó a distinguir nuestros productos allá como en 1994, y que con el paso del tiempo fue transformándose hasta definir un estandarte que pudo ser visto en las versiones iniciales de las webs que mantuvimos abiertas a comienzos de la década pasada, pero que jamás llegó a vestir ninguno de nuestros libros porque en Quidam ya había sido sustituido por la imagen de Yomski (nuestro guerrero ancestral se llamaba tiernamente así, gracias a que así lo bautizó un conocido editor de la competencia que tiene menos pelo en la cabeza que yo).

El caso es que considerando que había que hacer un lavado de cara, nos pusimos manos a la obra como hace un mes, y tras definir el contexto general donde debería funcionar nuestro logo, y atendiendo también al comportamiento de la imagen en territorios tan inhóspitos como las redes sociales, acertamos a entrever que podíamos rescatar la vieja «L» que jamás fue publicada, porque sencillamente funcionaba.

Como todavía no hemos terminado de instalarla al completo, se va a dar el caso de que Roma y Mininos en la Sombra aparecerán en las estanterías con la marca en la que se distingue a Yomski, como ha sido el caso de ¡Gañanes! y Dogfight, pero con Mundo Eterno y Era de Acuario nuestros productos ya estarán en sintonía con el aspecto que hemos comenzado a ofrecer desde esta misma semana y que esperamos nos dure algunos años.


Nos leemos.

Lavado de cara

Publicado el

miércoles, 29 de febrero de 2012

Etiquetas

4 Comments
Deka Black dijo...

Servidor la echaba de menos, la verdad ;)

El Maestro dijo...

¡Bravo! Queda muy profesional, sí :) Y seria.

Aras Tremandur dijo...

Siempre me ha gustad mucho mas la L que el elemento...

Un saludo

Avatar dijo...

Pues, aunque sólo sea por disentir, yo le tenía especial afecto a Yomski... Y a Factorio, que nunca vio la luz pública ;)