Seamos sinceros, ni Cliffhanqué es Caperucita Roja ni las exclusivas te llevan alegremente en moto. Total, que escaldados como quedamos de nuestra etapa en manos de Distrimagen, allá como entre 1994 y 1995 (dos añitos sólo, no os creáis), nos juramos que jamás de los jamases profesaríamos de nuevo la religión de la exclusiva, por sus pésimos resultados, obviamente.

En este orden de cosas, el mito de hoy también es sencillo de rebatir a pesar de las voces que han dicho a lo largo y ancho del territorio patrio que Cliffhanqué sólo se podía conseguir a través de Millennium, nuestra distribuidora generalista hasta abril pasado. 

De manera que vendemos directamente Cliffhanqués a tiendas, ¡claro que lo hacemos!, como no podía ser de otra manera si pretendes mantener un pequeño margen de independencia y seguir vivo en ésto, y más si cabe cuando la cosa de la competencia a pie de punto de venta se ha puesto tan y tan cuesta arriba. 

Así que enlazando con el primer mito que hicimos añicos [Quince mitos Cliffhanqué (15)], cabe decir que ni os creáis lo de las cigüeñas que dijimos, ni por supuesto lo de las exclusivas, y que si os hace falta algo, aquí estamos para vuestro librero preferido, donde hemos estado siempre.

Quince mitos Cliffhanqué [07]

Publicado el

domingo, 21 de julio de 2013

2 Comments
Maestro Liendre dijo...

La verdad es que lo de Distrimagen es para una película...

Ludotecnia dijo...

Sí que daría para una peli. Todavía hace unos meses andaban rulando por ahí unos Piratas!! de los que supuestamente compraron en 1995 XDD A eso se le llama hacer bien el trabajo ;)