En nuestra presentación afirmábamos que no nos buscárais donde andaban otros, y el caso es que ni nosotros podemos encontrarnos donde andan los otros. Esto no supone una lacra ni una tara, al menos no pensamos que lo suponga, porque hemos vertebrado este canal de comunicación precisamente para compartir contenidos con vosotros, no para vendéroslos, aunque en el fondo sabemos que también los vendemos.

Siendo sinceros, lo que hacemos es vender nuestra alma al diablo, aunque tal hazaña rechine en un mundillo convencido de que la única comunicación posible con el aficionado pasa por considerarlo un mero comprador que atiende a conceptos tan simples como: ¡ya lo tenemos!; ¡en unos días está listo!, y ¡a tal fecha podréis comprarlo!

Es cierto que el modelo convencional, el que usan los otros, requiere aderezar el esfuerzo inherente a la labor editorial con hypes relativos al trabajo desarrollado, sean estos ciertos o falsos, porque el vulgar mercadeo en un mundillo pequeño como el nuestro, lleva inevitablemente a tocar el corazón de quien a la postre deberá rascarse el bolsillo...

Pero lejos de seguir a pie juntillas la pauta generalizada que nos ha llevado al momento que vivimos, consideramos en su día que el camino a seguir debía ser otro, uno amplio, uno en cierto modo inventado, en el que nos iríamos descubriendo por capas, como las cebollas, y en el que podríamos ser interrogados sin trabas. 

Un año y casi cuatro meses después, me da la sensación de que hemos conseguido establecer contacto. Los eventos que nutren este blog son variopintos y útiles tanto a nuestros juegos como a otras propuestas ajenas. Nos sirven y os sirven, en definitiva, y además, a lo largo del discurso se ha evaporado como por arte de magia el concepto de cripticidad con que nos ceñía la cabeza la competencia por evitar que a ella se le reclamasen auténticos contenidos más allá de la intención de venta.

Estamos hechos de sueños, y es eso lo que compartimos con vosotros. Si los compráis o no, sinceramente, nos importa poco.

The Matrix, ¡arf, arf!

Publicado el

domingo, 29 de enero de 2012

Etiquetas

,

8 Comments
El Dungeon Master dijo...

Hombre, esa frase final es un poco inadecuada creo yo, viniendo de una editorial... La verdad después de leerme el artículo me ha dejado un poco de mal cuerpo, parece una defensa y acaba con una chulería.

Os seré sincero, no me ha gustado.

Por otro lado, y no quita lo uno a lo otro,os deseo un gran futuro y que podamos verlo la verdad. Un abrazo

Avatar dijo...

¿Que te importa poco que compren los productos que editas?? Haberlo dicho antes, que me hubiera ahorrado muchos disgustos!! XD XD

Ya decían que esto es una casa de p...

El Maestro dijo...

Es que Tellaetxe es más chulo que un 8.

Pero bueno, lo leído hay que verlo en conjunto no sólo en la última frase. No olvidemos que los que escriben aquí no dan puntada sin hilo :P

Felipe Reyes dijo...

Dungeon Master, me parece que hilas muy fino. Venga de una editorial o de un aficionado, que te digan que comparten lo que hacen sin importarles si lo venden o no me parece muy noble y sincero, y si te digo la verdad, hasta es de agradecer con tanto vendedor de humo suelto.

Gracias Jose, por la sinceridad y por el esfuerzo. Yo seguiré esperando, porque da gusto ver el esfuerzo y las ganas que ponéis en ser vosotros mismos, que no todo es dinero, ¡coño!

Saludos.-

Jose Tellaetxe Isusi [AK-47] dijo...

Buenas noches.

El Dungeon Master ;) Comprendo que equivoques editorial con editor, incluso que no veas nada más que la última frase, pero créeme, en esto de hacer rol hay mucho más allá de vender el esfuerzo en plan épico o sustantivar las hazañas propias o ajenas con negrita ;)

Avatar ;) Menos mal que lo has entendido. He bajado de cenar y casi me da un jamacuco XDDDD

Maestro ;) Es lo que tiene hablar en primera persona y no emboscado en el anagrama editorial, ya me entiendes XDDD

Felipe ;) Me quedo con lo del esfuerzo. Nos lo curamos y nos divertimos. Nos damos por bien pagados ;)

Un abrazote

Jose

El Dungeon Master dijo...

Oido cocina.

Wulwaif dijo...

D. Tellaetxe, De Santurce pues, se nota.

Delfos dijo...

Pues a mi me da igual también. Me da tanto igual que voy a empezar a dejar de respirar en plan "vaga a lo muerto" hasta que me publiquéis un juego en la línea de lujo. Lo he dicho.

A vuestra conciencia queda.