El ambiente carcelario seguramente no sea el más idóneo a la hora de plantearse pasar unas bonitas y tranquilas Navidades, o sí. Bien mirado, los penales están llenos de gente, fea y guapa, buena y mala, cobarde o valiente, leal o traidora, más o menos como ocurre en cualquier sitio, incluso en nuestras propias casas durante estas fechas tan señaladas. 

Para celebrar que la comunidad baja la guardia por unos días, el «pater» renovará sin duda sus esfuerzos para que este año el coro suene como los ángeles, para lo cual ha recurrido a la ayuda del rabino y desde hace unas jornadas el Adeste Fideles y el Noche de Paz anegan con sus bellas notas cada una de las galerías. El alcaide, sensible a este estado de cosas, ha dispuesto que la presión de los guardias se rebaje, que los muchachos se sientan aún más cómodos y que en la cocina todo esté dispuesto para que la cena de Nochebuena no se olvide jamás.

Él mismo, junto a un pequeño elenco de representantes destacados de la comunidad y la Sra. Stevenson, adjunta a la Secretaría de Justicia para Asuntos Penitenciarios, compartirá con los reos la tarde del 24 mientras se reparten algunos regalos. Luego les dejarán solos, como de costumbre, pero sin duda mucho más felices...

Todo está minuciosamente preparado, tanto que Jorge y David han dispuesto en el interior de las páginas de Babylon todos los ingredientes necesarios para que alguien en el interior de la cárcel ya tenga pensado que tal vez haya llegado el momento, que el día de Nochebuena en la penitenciaría puede ser el instante idóneo para comenzar a pasar unas bonitas y tranquilas Navidades lejos de donde imaginan el alcaide, el «pater» y el resto de gente buena.

Bien mirado, los penales están llenos de individuos que también saben pensar en cómo no desperdiciar las oportunidades, más o menos como ocurre en cualquier lugar, incluso en nuestras propias casas durante unas fechas tan señaladas.

Nos leemos.

Nochebuena en Babylon

Publicado el

domingo, 8 de diciembre de 2013

Etiquetas

1 Comment
Pablo Pazos dijo...

Ya queda menos para disfrutar de un juego entre rejas...

Que ganas le tengo!!!