Desde este mediodía y hasta el próximo lunes día 24, la sede de la editorial permanecerá cerrada a cal y canto. El motivo es bien sencillo, la primavera y el verano son tiempos propicios para bodas y comuniones (también para nacimientos, pero de eso hablaremos cuando toque), y en la tómbola de festividades imprevisibles algún día le tenía que tocar a la gruta de Gorliz, habitada como sabéis por nuestro cancerbero mayor, quien por su avanzada edad dispone de abundantes parientes en edad de contraer nupcias.

Para evitaros el «mono», durante el fin de semana se irán publicando algunas entradas escritas, previstas y programadas con antelación, y puede que incluso llegue a producirse el milagro de que nuestros cosmonautas nos sorprendan con una grata noticia que llevamos días esperando.

En todo caso, sed buenos. Nos leemos en unos días.

Las bodas son sagradas

Publicado el

viernes, 21 de junio de 2013

Etiquetas

1 Comment
Pablo Pazos dijo...

Pues ná, hasta el martes pues.

A disfrutar del BODORRIO!!!